lunes, 7 de noviembre de 2016

El suelo pélvico, los hipopresivos... ¡y mis ganas de volver a correr!

Hola!

He vuelto!

Como os prometí, hoy os voy a hablar del famoso suelo pélvico y de los (también famosos) hipopresivos. He tardado la vida en escribirlo, ¡es que no me da la vida! ¡Perdonadme!

Os diré que ya hemos entrado en el tercer mes de Bruno y la verdad es que es una gozada, se parte de risa a todas horas y a mí se me cae la baba... Eso sí, ¡empiezo a notar consecuencias del desbarajuste hormonal en mi cuerpo! Mi pelo empieza a estar más fino que nunca...¡argh! He empezado a usar a conciencia Roots de Lush con la esperanza de que la cosa mejore. También estoy notando menos elasticidad en la piel así que me quiero poner las pilas con la hidratación. ¿Vosotras tenéis algún truco al respecto?

Pero volvamos al suelo pélvico...

Digamos que, pese a que parece ser un tema bastante de moda, yo no me había interesado por el tema hasta que me quedé embarazada. Había oído hablar de ello en alguna web de running, pero bastante lío tenía por aquél entonces que si con los entrenos para los maratones, el trabajo y todo lo demás...



Fue en mis clases de yoga para embarazadas cuando por primera vez me hablaron de los ejercicios de Kegel y cuando empecé a leer sobre el tema me di cuenta de la importancia que tenia, sobre todo siendo corredora aficionada a la larga distancia, ya que correr es uno de los ejercicios que impactan bastante sobre el suelo pélvico. Además, los abdominales clásicos son súper dañinos también para el suelo pélvico y yo los había estado haciendo por miles... ¡ay madre! ¡tenía todas las papeletas para que me diera problemas!

Para quien no lo tenga claro, el suelo pélvico es un conjunto de músculos y de ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior y que sostienen la vejiga, la uretra, el útero y la vagina. Cuando se debilita pueden darse pérdidas de orina, prolapsos y un montón de molestias varias que mejor no tener que sufrir...

La realidad es que durante el embarazo y el parto el suelo pélvico queda bastante tocado, por lo que es muy importante trabajarlo antes del embarazo, durante y después.

En mi caso, he tenido suerte de no sufrir incontinencia ni durante el embarazo ni después. Mi única sensación extra fue que tras el parto cuando salía a caminar sentía mucho peso en la zona, como si algo no estuviera bien (que luego me enteré que era bastante normal, ¡pero menudo mal rollo tenía en el cuerpo!).

Lo cierto es que antes del embarazo nunca había ejercitado el suelo pélvico, pero durante el embarazo, como os digo, me puse a ello con los ejercicios de Kegel. (Si no sabéis lo que son, básicamente son unos ejercicios que se basan en la contracción del suelo pélvico. La sensación cuando se contrae es similar a la de "cortar el pis"... vaya, como cuando estás en un baño y no cierra el pestillo y te abren la puerta y paras de hacer pis de golpe! jaja. Son sencillos de realizar y basta con buscar un ratito cada día.)

Después del parto acudí de nuevo a la fisio que me había estado orientando antes del parto y empecé con la rehabilitación del suelo pélvico (que se puede comenzar nada más pasar la cuarentena). La buena noticia fue que mi suelo pélvico estaba bastante fuerte, pero había mucho trabajo por delante (trabajo que sigo haciendo).

Para ejercitarlo se puede hacer sin nada o usando algún dispositivo. Yo normalmente lo ejercito sin ninguna ayuda pero he estado probando el dispositivo Elvie, que me hicieron llegar para que lo pudiera probar, y me ha parecido muy chulo, la verdad (se conecta por bluetooth al móvil y te guía en una serie de ejercicios de Kegel).  Recientemente también me han enviado para que pruebe unas bolas chinas de Ammo London pero aún no las he podido probar ya que después del embarazo no está recomendado, pero si no estáis embarazadas creo que son de gran ayuda.

En todo caso mi recomendación es acudir a una fisio especializada en el tema para que te haga una valoración y te oriente en los ejercicios a realizar, tanto durante el embarazo como después del parto.

Además de trabajar el suelo pélvico, para la recuperación tras embarazo y el parto están muy recomendados los hipopresivos. Básicamente es como abrir las costillas pero sin respirar, en apnea. (Os recomiendo buscar en youtube algún video, es algo muy visual y fácil de entender). Con estos ejercicios se refuerza la faja abdominal y se disminuye la presión de los órganos internos sobre el suelo pélvico.

Yo los hago ahora todos los días, además de hacerlos en las sesiones con mi fisio cada 15 días y en las clases de hipopresivos a las que asisto en Las Rozas.

¿Mis sensaciones hasta el momento? La verdad que muy buenas. Ha desaparecido por completo esa sensación de peso que tenía en la cuarentena y cada vez noto que me salen mejor tanto los ejercicios de Kegel como los hipopresivos. Poco a poco todo está volviendo a su sitio.

¿Mi objetivo? En realidad es poder volver a correr sin arriesgarme a tener un prolapso o sufrir incontinencia en un futuro cercano.

Como ya parezco estar casi al 100% recuperada he empezado ya a correr. Me lo voy a tomar con calma para ir acostumbrando a mi cuerpo de nuevo poco a poco. Existen además unos dispositivos que se pueden usar durante los entrenamientos para sujetar "todo en su sitio" lo que es muy práctico.


De todas formas pronto os comentaré en otro post cómo está siendo eso de volver a correr y cómo me organizo para poder sacar media hora, para que no me duela el pecho... etc etc...

Espero haberme explicado bien y recordad mi recomendación: acudir a una fisio especializada en el tema para que te haga una valoración y te oriente en los ejercicios a realizar, tanto durante el embarazo como después del parto.

Besos a porrón!

alma


7 comentarios:

  1. Muchas gracias Alma por contarnos tus experiencias, la verdad que son de mucha ayuda ya que me queda más o menos un mes para dar a luz y gracias a ti me entero mejor de todas estas cosas jejejeje un besito guapetona!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alma, por recomendar la asistencia a un profesional, en este caso los fisios. Hoy en día todo el mundo habla de todo, que no está mal, pero fingir que se es experto sí. Muy bonito leer tu experiencia y nuevamente gracias por aconsejar que se pomgan en buenas manos pues cada mujer, cada embarazo y cada parto y postparto son diferente y NO TODAS NECESITAMOS LO MISMO. No se puede comenzar a trabajar suelo pélvico de cualquier forma y además sin ni si quiera saber el estado del mismo. Sigue así de bien en tu recuperación! ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola Alma! gracias por los consejos. Yo he empezado ahora con los hipopresivos, después de un año de dar a luz... ni sabía que existían... más vale tarde que nunca, espero!
    Para la piel te aconsejo que eches una o dos gotas de aceite rosa mosqueta a tu crema hidratante, tanto facial como corporal, te deja la piel super suave y muy hidratada y nutrida. un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Alma. Para la hidratación de la piel yo utilizo manteca de karité pura. Es súper nutriente y como también es comestible (siempre que sea 100% pura sin perfumes) no pasa nada si el bebé te chupetea jeje

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado leer tu post, soy fisio especializada en uroginecología y obstetricia y aunque los Hipopresivos son un estupendo método posparto, entre otros beneficios, está genial que comentes que es muy importante acudir a una/un fisio especializad@ para que valore el estado de tu suelo pélvico, tengas o no síntomas, y te ayude a recuperar tanto tu suelo pélvico como tu faja abdominal de la forma más adecuada para ti
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Alma! Me alegro de mucho verte tan bien. Me encanta como tratas todos estos temas, genial que recomiendes el acudir a un profesional ya que aunque es lo lógico no todo el mundo lo hace. Sobre el tema de la hidratación yo sigo usando la misma crema que usé durante mis dos embarazos, la manteca de guayaba de korres. Y sobre el pelo, además de cuidar la alimentación, que seguro que lo haces, a mi me ha ido genial la vitamina H (biotina) en pastillas (es compatible con la lactancia y súper barata) aunque quizá tu médico te recomiende otra cosa. Un beso muy fuerte!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Alma, es mi primera vez en tu blog, no sabía que hablaras de estos temas!!!, te sigo en canal cocina porque me encantan tus postres.
    Yo soy mamá de un peque de 2 años y 4 meses y por consecuencia de mi parto complicado, se me quedó el suelo pélvico fatal. Fuí a una fisioterapeuta especializada en este tema y me mandó mil ejercicios. A pesar de que durante el embarazo en mis clases de yoga lo ejercitábamos, no he podido hasta el momento volver a hacer ejercicio aeróbico, cosa que me fastidia mucho porque he hecho ejercicio toda mi vida.
    Es un tema que me preocupa mucho porque las mujeres nos creemos que una vez nos pasa ya no se puede hacer nada... y no es verdad. En vez de anunciar compresas para escapes, tendría que anunciar que haciendo ejercicios esto se puede solucionar.
    Me alegra ver que tu también estás comprometida y así más mujeres pueden enterarse de que hay que ocuparse de esta parte del cuerpo.
    Para lo del pelo, yo que prefiero siempre acudir a la alimentación para solucionar problemas, te recomendaría añadir levadura de cerveza a tu alimentación. La puedes incluir en multitud de platos. Los veganos la utilizan como sustituto al sabor del queso parmesano sobretodo. El pesto vegano con levadura de cerveza está riquísimo.
    Durante el embarazo me recomendaron aceite de coco de primera presión para la piel. Me lo ponía por todo el cuerpo antes de la ducha y me hidrataba muchísimo. No me salió ninguna estría. Ahora no me separo de él. Lo utilizo incluso para limpiarme el maquillaje!!!. Es importante que esté en bote de cristal, es de mejor calidad.
    Muchos besos y a disfrutar de tu pequeño!!!!

    ResponderEliminar